Una hazaña en el aire que compartí con mi Club de Paramotor

Mi pasión por volar se ha convertido en una actividad enriquecedora en muchos sentidos. Al enorme placer de surcar los cielos simplemente con una vela y un pequeño motor a mis espaldas, sumo la satisfacción de haberme integrado en un grupo de gente joven, sana, muy comprometida con la seguridad y con el deporte. Son mi profesor de vuelo, Vicente Palmero y sus amigos (ya también míos) Javier, Adrián, Manolo, Nané y tantos otros con los que comparto tiempo libre, rutas sobre los cielos de mi Andalucía y la visión de imágenes increíblemente bellas, bajo mis pies que cuelgan buscando el infinito.

En algunas ocasiones nos armamos de valor y de ilusión y organizamos rutas más ambiciosas, como la que nos llevó desde Chiclana hasta Mérida con un recorrido de 339 kilómetros en un sólo día, cruzando tres provincias, dos comunidades autónomas y casi la mitad de España. La hazaña quedó recogida en medios de prensa local, como el que podéis ver abajo.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *